Estamos esperando tu llamada Somos una Agencia Aduanal de Servicio 24/7
Estamos esperando tu llamada
  • (753) 537 5973
  • (753) 110 1984
Nuestro blog

Importación y exportación en México

Clasificación arancelaria: lo que debes conocer al momento de realizarla

La clasificación arancelaria es un método mediante el cual se le asigna un código numérico a las mercancías que serán importadas o exportadas, con el fin de poder identificarlos y clasificarlos a nivel internacional. A su vez, esto permite conocer impuestos, derechos y obligaciones. Si tienes dudas sobre cómo realizar la clasificación arancelaria de tus productos, a continuación te presentamos 5 consejos que podrán ser de utilidad:

  1. Conoce tu producto. Es muy importante conocer a detalle las características de tu mercancía, es decir, su origen, composición, función y destino. De este modo, si conoces con certeza lo que vas a importar o exportar, adelantas en gran medida el trabajo de la clasificación arancelaria. Además, esto te facilitará ubicarla en la Ley de los Impuestos Generales de Importación y Exportación (LIGIE). Sobre esto último, es importante que sepas que existen dos formas de reconocer el producto: una, de forma documental, es decir apoyándote de literatura, informes, catálogos, folletos o recursos electrónicos en los cuales se especifiquen las características antes mencionadas del producto; la segunda es por reconocimiento, es decir, que una persona con amplia formación sobre el producto determine sus características.
  2. La integración de la clasificación arancelaria. Está formada por ocho números que son obtenidos de la LIGIE (Ley de los Impuestos Generales de Importación y Exportación). Si ya conoces las características de tu producto te será muy fácil, ya que solo tienes que ubicarlo en esta ley. Para conseguir los números solo debes leer con detenimiento las secciones y capítulo; en una parte aparecerá tu mercancía, y en el número de sección y capítulo en que se ubique tu producto podrás localizar los dos primeros dígitos de tu clasificación. Posteriormente, en el apartado del capítulo donde ubicaste tu producto, habrá un listado en donde se especifica tu mercancía; de ese listado elegirás la numeración que se adecue más a tu producto. Los números que aparezcan en el listado serán los siguientes que continúan en la clasificación y a los cuales se les conoce como partida y subpartida; los dos números que continúan se les conoce como fracción arancelaria y esos números serán locales, es decir, que son usados únicamente en México, a diferencia de los ocho primeros números que son utilizados a nivel internacional.
  3. Certeza al realizar tu fracción arancelaria. Si tienes incertidumbre sobre la clasificación arancelaria de tu mercancía y quieres darle certeza jurídica, puedes solicitarle al SAT (Servicio de Administración Tributaria) que te auxilie. Para hacerlo solo necesitas un poder general del representante legal para realizar actos de administración, una identificación oficial de la persona que promueve, alguna muestra física de la mercancía de la que se trata y, en caso de que no se pudiera exhibir físicamente la mercancía, deberás presentar fotografías, folletos, catálogos o algún medio que permita mostrarla y en el que se puedan detallar las características. Si se tratara de alguna mercancía que requiriera un análisis de carácter científico, debe presentarse un comprobante de pago por concepto del análisis que se le deba realizar y especificar en cuáles nomenclaturas existen las dudas.
  4. Dónde y cuándo presentarla. Se realiza ante el SAT y la puedes llevar a cabo en cualquier momento. Existen dos formas de hacerlo: la primera, debes acudir a las oficinas del SAT con tu escrito de solicitud y documentación requeridos por esta institución; te darán tu acuse de recibido y esperarás la resolución a tu solicitud. La segunda forma es en línea; para esto, debes ingresar a la página del SAT, iniciar sesión con tu RFC, y con tu contraseña seleccionar el trámite que deseas realizar (en este caso la clasificación arancelaria); después, llenas los formatos que se presentarán, adjuntas las documentación solicitada, firmas con tu FIEL (Firma Electrónica Avanzada) y obtienes tu acuse.
  5. Realiza tu clasificación correctamente. Es muy importante hacer la clasificación arancelaria de forma correcta, ya que de esto dependerá el proceso de importación o exportación. Un riesgo que implica el no hacer bien la clasificación es que tu mercancía sea retenida en las bodegas aduaneras, lo que te ocasionará pérdidas económicas porque estarán inmovilizadas ocupando espacio, y por ese espacio la autoridad cobra derechos de piso.

            Como te diste cuenta, la clasificación arancelaria es un proceso un poco complejo, pero con la ayuda de profesionales puede resultar mucho más sencillo. Por lo anterior, en TRADELINK PACÍFICO S. A. ADUANAS Y LOGÍSTICA nos interesa ayudarte a que tus procesos de importación o exportación se realicen de manera correcta. ¡No dudes en contactarnos! Con gusto te ayudaremos a resolver todas tus dudas.          

Artículos relacionados

Te compartimos otros artículos sobre Importación y Exportación en México